La imagen corporativa es un término que se aplica al marketing y a la economía de la empresa, formada por el posicionamiento de la compañía en un mercado y la percepción de sus consumidores, competidores.

La construcción de una imagen corporativa permite a una organización o empresa a diferenciarse, ser reconocida y más atractiva al mercado. Tiene el objetivo de trasmitir los valores económicos, sociales, emocionales o profesionales a sus clientes y consumidores.

Por lo tanto la construcción de una firme y destacable imagen corporativa es, sin duda, una buena herramienta con el que cuentan las firmas a la hora de aumentar su rentabilidad o tener mejores ratios de ventas de sus bienes y servicios. Al mismo tiempo, la imagen debe ser fiel reflejo de las metas, valores y la misión de la firma.

Elementos que lo conforman:

• Nombre de la empresa.

• Nombre y naturaleza de los distintos productos que forman parte de la cartera corporativa; tanto los
presentes como los de nueva creación.

Logotipos y otros grafismos empleados por la empresa en su actividad económica.

• Instalaciones o sedes. Un caso muy claro es la innovadora sede de Google en Silicon Valley y la personalidad
que denota.

• Lemas, proclamas comerciales, jingles publicitarios o eslóganes, que directamente dirigen al público a la
empresa.

Social Media, el posicionamiento web, en redes sociales y plataformas online de la compañía puede llegar a
ser muy favorecedor.

• Otros factores como la importancia de su responsabilidad social corporativa(una empresa no solamente se
dedica a ofrecer sus productos, también tiene un cierto grado de responsabilidad con el entorno en el que se
encuentra y la sociedad).

Todos estos elementos deben emplearse de manera conjunta y coherente para recalcar la imagen que la empresa desea mostrar al exterior. Por ejemplo, no se construiría una eficiente imagen fiel si una carnicería diseñara su logotipo con un cangrejo en el mismo. No solo tiene que ser agradable o creativo, sobretodo debe ser coherente,claro con el mensaje que queremos transmitir y que pueda perdurar en el tiempo.

Es por ello dicha responsabilidad es fundamental ponerlo en manos de profesionales que conocen bien el sector, para aplicar de forma coherente la estrategia de marketing más acertada, con el fin de obtener resultados que se vean reflejados en las ventas.

«No hay una segunda oportunidad para causar la primera impresión «Oscar Wilde.